Con su permiso Diputada presidenta.

Actualmente el uso de la tecnología es imprescindible para garantizar la seguridad de los ciudadanos. No basta un arma o patrullas para detener a los delincuentes, se debe contar con medios tecnológicos enfocados a la vigilancia, la investigación y el auxilio

El preservar la seguridad de todos los que habitamos y transitamos en esta Ciudad es un reto creciente, que enfrenta cada día mayores desafíos, se deben contar con elementos para prevenir, investigar y perseguir los actos delictivos que se desarrollan en la vía pública.

Bajo esta visión, el gobierno capitalino desde hace varios años implementó una red de cámaras para monitorear la ciudad, buscando prevenir hechos delictivos, atacar la impunidad, mejorando el tiempo de reacción de la autoridad para el auxilio y con ello incrementar los niveles de seguridad.

Si bien, en más de una ocasión las cámaras de monitoreo y botones de auxilio han contribuido en la protección de los ciudadanos y la atención de emergencias, no se ha logrado obtener los resultados esperados por la falta de inversión y por el deterioro que por el paso del tiempo presentan los equipos.

Conforme con lo reportado en el 2018, de las más de 14 mil cámaras que se encuentran instaladas en la Ciudad de México, 1 de cada 3 en promedio requieren mantenimiento urgente.

Lamentablemente, esta realidad es expresada y vivida por todos nosotros, no es raro saber de familiares, amigos o conocidos que han sido víctimas de algún delito y al percatarse que en el lugar se encuentra instalada una cámara perteneciente al C5, se acude a denunciar o se intenta hacer uso de un botón de pánico, con la sorpresa y desaliento de que no está en funcionamiento o que en la persecución o investigación, una de las cámaras falla y se pierde la pista a los delincuentes.

Es cotidiano conocer de casos en los que pasan meses para poder obtener una respuesta de la autoridad, cuando ante la denuncia y en la investigación de los delitos se soliciten los videos de cámaras del C5, aun cuando combatir la impunidad debe ser una prioridad.

El monitoreo de las cámaras instaladas en la Ciudad, las imágenes captadas y los botones de auxilio deben convertirse en los aliados perfectos de los cuerpos de seguridad y de impartición de justicia, no podemos dejar que la impunidad se alimente de la incompetencia.

En materia de seguridad, los actos que la autoridad realice deben caer en la perfección, debemos de contar con tecnologías que estén a la vanguardia y en óptimo estado, la falta de presupuesto no puede ser excusa para seguir fallando.

Por ello, esta iniciativa busca establecer en la Ley que Regula el Uso de Tecnología para la Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, que el C5 deberá informar a la Coordinación General de Gabinete de Seguridad Ciudadana y Procuración de Justicia, de manera inmediata sobre el deterioro físico de las cámaras y equipos tecnológicos que imposibiliten el adecuado cumplimiento de sus funciones, para que en un término no mayor a 30 días sea reparado.

Así como, establecer que la información obtenida con equipos o sistemas tecnológicos deberá ser envida en un término máximo de 5 días naturales, posteriores a la solicitud del Ministerio Público, la Autoridad Judicial o la Autoridad Especializada en Justicia para Adolescentes.

Asimismo, se propone desarrollar una adecuación normatividad para que las disposiciones respecto al uso de las tecnologías, se encuentren acordes a los cambios generados por la reforma política, la Constitución Política de la Ciudad de México, las funciones establecidas para las instituciones de seguridad ciudadana en la Ley Orgánica y la Ley del Sistema de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México.

Siempre con la visión de que con la adecuada ejecución de estos sistemas, se mejorará la capacidad de reacción de los más de 26,000 policías que trabajan en campo, ampliando así el panorama para la prevención y persecución de delitos.

Por su atención gracias.

Es cuanto,

PARTIDO VERDE