Con el permiso de la Presidencia.

Compañeras y compañeros Diputados:

La atmósfera de la Ciudad de México contiene una gran cantidad de contaminantes, a diario en el aire que respiramos circulan además de los gases de efecto invernadero, desechos biológicos producto principalmente de las heces de perro tiradas en la vía pública, problema que ya es grave.

Cada día quedan expuestas varias toneladas de heces de perro que se secan, se vuelven polvo y se esparcen en el aire o en su defecto, con la humedad o la lluvia se disuelven permitiendo que se dispersen.

En ambas situaciones se provoca la contaminación del agua y del aire que respiramos todos los seres vivos, incluido el ser humano.

Esta contaminación a la que estamos siendo expuestos genera enfermedades graves como la salmonelosis, la brucelosis, la tuberculosis, el cólera, por mencionar alagunas, las cuales pueden tener síntomas como dolor abdominal, diarrea, vómito, deshidratación, fiebre, dolor de cabeza y escalofríos, principalmente.

Las heces provienen en su mayoría de los perros callejeros, sin embargo y esto es algo que me perturba, actualmente muchas personas dejan en la vía pública las heces de sus mascotas.

Son las personas que por la falta de conciencia o simplemente por su actuar irresponsable dejan o tiran las heces de sus mascotas en parques, calles o jardines, que este problema va en crecimiento y se ha agudizado.

Pueden pensar de manera equivocada que no pasa nada ya que son biodegradables y que servirán de abono para los árboles, sin embargo las bacterias y parásitos que contienen son resistentes, por lo que si un niño se encuentra en contacto con estas es probable que le causen lesiones oculares graves.

Imaginemos la magnitud del problema si datos del INEGI en el 2016, posicionaron a México como el país de la región de América Latina con el mayor número de perros, aproximadamente 19.5 millones, de los cuales solo 5.4 millones tienen hogar.

Si 6 de cada 10 hogares en México cuentan con una mascota y un ejemplar canino de tamaño mediano evacua a diario 600 gramos de excremento en promedio, lo que significa 18 kilos al mes, el no tener una conciencia sobre el daño que causan sus desechos cuando no se disponen de manera adecuada, nos lleva a una contaminación brutal, sin mencionar que son las zonas urbanas en las que el excremento de perro es más abundante.

Por lo anterior, a través de la presente iniciativa propongo a nombre del Partido Verde que el Gobierno de la Ciudad de México intensifique los programas de educación e información a la sociedad capitalina sobre el problema ambiental, social y de salud pública que representa dejar las heces de mascotas en parques, calles, jardines o depositarlas en bolsas de plástico.

Asimismo, para que al momento de tirar las heces no se mezclen con otros residuos y se realice una adecuada disposición final, se propone que la Secretaría de Obras y Servicios y las Alcaldías, coloquen contenedores diferenciados para la recolección y depósito de las heces de animales de compañía en calles, parques y jardines.

Se busca que se instale tecnología sustentable con la que se dé la adecuada disposición final de las heces de animales de compañía y mascotas que se recolectarán de los contenedores instalados.

Por lo que se propone que el Congreso de la Ciudad de México, considere en el Presupuesto de Egreso una partida suficiente para llevar a cabo dichas acciones.

Gracias por su amable atención.

Es cuánto, Sra. Presidenta.

PARTIDO VERDE