Con la venia de la Presidencia.

Compañeras y compañeros diputados:

Hoy que nos encontramos conmemorando el Día mundial del medio ambiente, quiero aprovechar el espacio en esta tribuna para expresar mi más profunda preocupación por el terrible deterioro ambiental que día a día azota a nuestro país y a todo el planeta.

El ser humano es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente.

Sin embargo, lejos de retribuir algo a la naturaleza, nuestras diversas acciones, como el excesivo consumismo, están contribuyendo día a día al deterioro ambiental.

Si tomamos en cuenta que la manera en que una sociedad se desarrolla, es decir, por sus actividades económicas y por los procedimientos que emplea para explotar sus recursos naturales, fácilmente podemos concluir que lo estamos haciendo de una manera sumamente irresponsable.

Por eso es que quiero invitarlas a todas y a todos, para que, en el Día Mundial del Medio Ambiental, tomemos conciencia de nuestros malos hábitos y acciones que como seres humanos y, también como gobierno, han contribuido a ese deterioro ambiental que avanza a pasos agigantados y al que ya debemos poner un alto.

Los problemas ambientales son de diversa complejidad y abarcan situaciones que van desde el efecto nocivo ocasionado por el uso de un determinado plaguicida en alguna plantación; o la deforestación ocasionada por el aprovechamiento de recursos maderables; o la contaminación de agua por desechos industriales; o la degradación de suelos por depósito de basura o residuos peligrosos; hasta el calentamiento global del planeta fortalecido por grandes cantidades de gases de efecto invernadero que ocasionamos como consecuencia de la actividades industriales, principalmente

Debemos entender que absolutamente todos los diferentes tipos de contaminación afectan a nuestra salud, a la tierra, al aire, al aguay a todo el medio ambiente. Si lo logramos, entonces estaremos dando un paso muy importante para tomar conciencia e implementar acciones que, tanto en lo individual como en lo colectivo, contribuyan a mejorar nuestro entorno natural.

Este año, el tema del Día Mundial del Medio Ambiente gira en torno a la contaminación del aire, situación que tristemente padecemos en todas partes del mundo, desde una gran urbe hasta una pequeña aldea.

Se calcula que nueve de cada diez personas en el planeta están expuestos a unos niveles de contaminación atmosférica que superan los de las directrices sobre la calidad del aire marcadas por la Organización Mundial de la Salud. Como consecuencia, nuestra esperanza de vida es menor y algunas economías ya se están viendo sumamente perjudicadas por todo ello.

Si queremos mejorar la calidad del aire, debemos saber a qué nos enfrentamos. En ese sentido, las muertes y enfermedades derivadas de este tipo de contaminación se deben a unas partículas diminutas que penetran en nuestro organismo cada vez que respiramos.

Estas partículas son producto, entre otras cosas, de la combustión de los combustibles fósiles que utilizamos para obtener energía y desplazarnos, de la actividad de la industria química y minera, de la quema de residuos al aire libre, así como de bosques y campos. Todo ello sin dejar de mencionar el uso de combustibles "sucios" para cocinar y calentar los hogares, todo lo cual supone un importante problema en el mundo en desarrollo.

Compañeras y compañeros diputados:

Hacer frente a la contaminación del aire, nos brinda una doble oportunidad para salir adelante.

En primer lugar, de limpiar el aire, pues ya se han señalado muchas maneras de hacerlo, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero. Y, por otro lado, de invertir en la utilización de medios de transporte y combustibles que sean mucho más amigables con el medio ambiente.

Por todo ello es que hoy los invito a que sigamos pasando la voz para que todas y todos hagamos más conciencia y contribuyamos de manera decidida y comprometida a mejorar nuestra Ciudad, nuestro país y el planeta entero con acciones concretas que en lo individual logren unir a todas las personas, grandes y chicas, ricas y pobres, de izquierda o de derecha, para mejorar nuestro entorno y, con ello, salvar a la Tierra que es nuestra única casa.

Muchas gracias.

Es cuánto, Presidente.

PARTIDO VERDE