Compañeras y compañeros diputados:

Estamos ante la presencia de una de las reformas constitucionales más importantes de la historia.

El hecho de que por fin las mujeres y los varones tengamos acceso a los cargos públicos más importantes en nuestro sistema político en condiciones de paridad, sin duda no solo hay que aplaudirlo, sino, sobre todo, celebrarlo.

Esta reforma es el resultado de una lucha de años en la que muchas mujeres han dejado su vida entera, por ello, su aprobación debe verse también como un homenaje para todas ellas.

Hemos avanzado mucho en esta materia y estamos muy orgullosas.

Basta recordar que hace unos cuantos días, en este Honorable Congreso, también aprobamos una reforma a nuestra Ley Orgánica con el objeto de que la conformación de los órganos de gobierno, así como de las Comisiones y Comités, se hiciera de manera paritaria.

Esto quiere decir que nuestra sociedad ha evolucionado para bien y lo ha hecho también en todos sus sectores. El hecho de que tanto a nivel federal como en las Entidades federativas se estén discutiendo estos temas, es una prueba de ello.

De esta manera, a partir de la entrada en vigor de las reformas que estamos analizando, la paridad de género será una realidad en las elecciones de los ayuntamientos en los municipios, incluso en aquellos con poblaciones indígenas, ya que los usos y costumbres no se podrán anteponer a este principio.

Igualmente, dichas reformas vienen a contribuir a la construcción de una sociedad más justa y armoniosa, ya que se modifican algunos conceptos que se utilizan en las leyes que ya no corresponden a la realidad.

En este sentido, se sustituye el término "varón" por el de "hombre" con el objeto de evitar la reproducción de estereotipos de género negativos para las mujeres que, al mismo tiempo constituyen un tipo de violencia en contra de nosotras.

Igualmente, se cambia el término "ciudadano" por el de "ciudadanía", para especificar que es un derecho precisamente de la "ciudadanía", es decir, deciudadanos y ciudadanas, el ser votado en condiciones de paridad.

Por otro lado, se establece la obligación de observar el principio de paridad en los nombramientos de las personas titulares de las Secretarías de despacho del Poder ejecutivo federal y sus equivalentes en las Entidades federativas, así como en los organismos autónomos y en la postulación de las candidaturas de los Partidos políticos.

Asimismo, se establece como uno de los fines de los partidos políticos,el fomentar el principio de paridad, debiendo postular candidaturas en forma paritaria.

También se sustituyen los vocablos "candidatos" por "candidaturas" y "Senadores" por "Senadurías" con el objetivo de dar a nuestra Carta Magna un lenguaje incluyente; y se establece que las listas nacionales de representación proporcional que postulan los Partidos políticos, deberán conformarse paritaria y alternadamente entre hombres y mujeres, es decir, en cada periodo electoral habrá de intercalarse la alternancia, iniciando la lista con un género diferente al de la elección anterior.

Pero no solo eso. También se hace patente que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se compone de 11 integrantes, entre ellos Ministras y Ministros, y se establece que la integración de los órganos jurisdiccionales se deberá realizar seleccionando los perfiles más adecuados de entre un número igual de varones y mujeres.

Por todo ello, insisto en que estamos ante la presencia de una reforma histórica.

Ahora debemos esforzarnos día a día para que la misma no quede en letra muerta y se reproduzca rápidamente en todos los Estados de la República, para que los procedimientos de elección, designación y nombramiento de las autoridades sea siempre, en todo lugar y circunstancia, bajo el principio de paridad de género.

Estimadas diputadas y diputados:

Desde luego que nuestro voto será a favor e invitamos a todas y a todos ustedes a que hagan lo mismo.

Para nadie es nuevo que, en materia de paridad y de igualdad, aún falta mucho por hacer, pero no me cabe la menor duda de quevamos por el camino correcto.

Por eso les quiero pedir que no nos permitamos jamás dar un paso atrás en estos logros y, muy por el contrario, sigamos trabajando todos los días por lograr la paridad en todos los ámbitos, públicos o privados, en los que nos encontremos.

Es cuánto, Sr. Presidente.

Por su atención, muchas gracias.

PARTIDO VERDE