Con la venia de la Presidencia.

Buen día compañeras y compañeros Diputados.

La educación es un derecho inherente al ser humano y es la vía idónea para mejorar su condición de vida, siendo además un factor importante para la disminución de la brecha de desigualdad que persiste en diversas zonas de nuestra ciudad y del país.

Hoy, ante un contexto nacional de transición hacia nuevas políticas y programas de gobierno, nos encontramos analizando modificaciones a uno de los rubros más importantes, como lo es la educación.

La reforma constitucional que hoy se pone a nuestra consideración, debe ser considerada como la oportunidad que tenemos para mejorar y eliminar aquello que no ha cumplido con el objetivo de mejorar la calidad en todos los niveles educativos.

A través de un largo proceso de análisis a nivel federal, en donde se escucharon diversas voces como las de docentes, padres de familia, alumnos, organizaciones civiles y todos aquellos que comparten un interés por construir una reforma legal que traspase la barrera de la letra muerta, se pudo llegar a un verdadero instrumento que beneficie a nuestras niñas, niños, adolescentes y jóvenes, para formarse con excelencia y competir en este mundo cada vez más globalizado.

Uno de los temas de los que hemos estado más pendientes en este proceso, es el relativo a la protección y conservación del medio ambiente

Por eso, en el Partido Verde celebramos las inclusiones al texto constitucional en materia de fortalecimiento al aprecio y respeto por la naturaleza, un tema que debe ser uno de los pilares fundamentales en la educación del ser humano.

Estamos convencidos que educar para proteger el medio ambiente es una de las más grandes inversiones existentes. Tenemos que poner un alto al deterioro ambiental y no existe mejor vía que la educación para lograr generar consciencia sobre su cuidado y las graves consecuencias de no hacerlo.

Asimismo, es preciso hacer un especial reconocimiento a la inclusión de la educación inicial y la superior, como parte de los derechos que todas las personas tenemos, logrando con esto una verdadera inclusión y equidad al momento de garantizar uno de los derechos más elementales para las personas.

Respecto a las maestras y maestros, uno de los rubros más controvertidos durante la discusión y construcción del dictamen que se aprobó en el Congreso de la Unión, estamos convencidas de su importancia en el proceso educativo. Tan es así, que coincidimos en la necesidad de clarificar todos aquellos procesos que pudieran vulnerar sus derechos.

No obstante, también lo estamos en cuanto a que deben existir evaluaciones, ejercicios de retroalimentación o cualquier otro mecanismo que garantice reconocer las fortalezas de ellos, para con esto poder acceder a mejores oportunidades labores, así como para conocer sus debilidades ya estar en posibilidad de mejorar a través de la constante capacitación.

No olvidemos que de ellos depende el aprendizaje de los estudiantes, el presente y el futuro de México.

En este sentido, la reforma que hoy analizamos representa el primer paso para la conformación de un marco jurídico en materia educativa mucho más armónico a las exigencias actuales de nuestra sociedad. Pero es necesario que continuemos construyendo un diálogo constante para que esta reforma se consolide, se fortalezca y se perfeccione las veces que sea necesario, todo en beneficio de nuestras niñas, niños, adolescentes y jóvenes de todo el país.

Derivado de todo lo anterior, las diputadas que integramos el Grupo Parlamentario del Partido Verde, anunciamos nuestro voto a favor del presente dictamen, pues creemos que es una muy buena oportunidad para desarrollar el proceso educativo de todo México.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuánto, Sr. Presidente.

PARTIDO VERDE