Con el permiso de la Presidencia;

Compañeras y compañeros diputados:

A nombre del Partido Verde hago uso de esta Tribunal para proponerles reformar la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la ciudad, con el objetivo de incluir a los padres solteros y a sus hijos e hijas menores de edad, como sujetos de derechos y acceso a los mismos programas y servicios con los que actualmente cuentan las madres que se encuentran en esa misma condición.

El mandato de la Constitución de la Ciudad es muy claro: debe existir una verdadera igualdad sustantiva entre mujeres y hombres en la capital del país. Pero tristemente, en la actualidad esa igualdad no existe en el caso de los padres solteros ni de sus hijas e hijos.

El reconocimiento de la figura de los padres solteros es reciente en nuestro país. Prueba de ello es que a partir del año 2005, el Consejo Nacional de Población publicó que la paternidad, sin la figura materna, se había convertido en un sector en crecimiento.

En ese sentido, en el año 2009 esta misma institución informó que en México existían 20,8 millones de familias; de ese total,4,5 millones estaban dirigidas por madres solteras y 907 mil por padres solteros, los cuales debían enfrentarse a una especie de prueba que les plantea (y les sigue planteando) la sociedad, que no espera o no cree que un hombre pueda realizar esta tarea satisfactoriamente.

En el año 2017, el mismo Consejo reportó que los hogares en México que son encabezados por un hombre, eran 796 mil, de los cuales 259 mil eran separados o divorciados, a 42 mil de ellos los habían abandonado y 495 mil eran viudos.

No se tienen datos sobre el número de padres solteros que hay en la ciudad de México, a diferencia de las madres solteras que, según la Secretaría de Desarrollo Social (ahora de Inclusión y Bienestar Social) y el DIF, eran hasta el año 2015 más de 800 mil registradas.

Por su parte, el Centro de Apoyo de la Asociación Americana de Psicología(APA, por sus siglas en inglés), indica que las familias monoparentales siendo jefes de familia hombres, afrontan presiones que las familias convencionales no viven, siendo algunas de ellas:

1. Problemas para determinar la custodia;

3. Repercusiones en el desempeño escolar del niño ocasionadas por la separación o pérdida de la madre;

3. Problemas causados por las citas de los padres con sus nuevas relaciones; y

4. Presión de la sociedad que los considera poco aptos para cuidar a un niño o niña.

En ese sentido, la APA señala que para el padre que acepta llevar la responsabilidad total de las y los hijos no es tarea fácil, pues es necesario que conjuguen muchas obligaciones y que eviten las presiones sociales externas, pero sin caer en la soledad.

Además, no debemos perder de vista que quienes sufren una mayor discriminación y son excluidos de los programas y políticas públicas, en realidad son las y los hijos de los padres solteros. Esto porque, a diferencia de las madres solteras y sus hijas e hijos, éstos cuentan con apoyos económicos y acceso a otros beneficios, mientras que las hijas y los hijos de padres solteros no pueden acceder a estos y otros apoyos sociales que otorga el gobierno de la ciudad.

En ese sentido, además de discriminarlos, a los hijos e hijas de los padres solteros se les vulneran los derechos que la propia Convención de Derechos de la Niñez reconoce en el artículo 3, numeral 2 sobre el compromiso de los Estados Partes de asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, se deben tomar todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas para su cuidado.

Por ello es que en el Grupo Parlamentario del Partido Verde, estamos proponiendo adicionar un artículo 23 Bis a la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Distrito Federal, para que los hombres que ejerzan la paternidad sin una compañera o compañero:

PRIMERO: Tengan acceso a programas de vivienda y apoyos económicos, como actualmente ocurre con las madres solteras;

SEGUNDO. Tengan derecho a la atención médica para ellos y sus hijas e hijos;

TERCERO: Se les brinde apoyo jurídico y psicológico para ellos y sus hijos e hijas en caso de ser necesario; y,

CUARTO: En el caso de sus hijos e hijas, también tengan los mismos derechos para acceder a los programas y beneficios sociales que otorga el gobierno de la Ciudad a los hijos e hijas de madres solteras.

Estamos seguras de que con estas medidas se eliminará la discriminación de la que actualmente son objeto los padres solteros, así como sus hijas e hijos, al garantizarles el acceso a los mismos servicios públicos de los que son objeto las madres solteras.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuánto, Sr. Presidente.

PARTIDO VERDE