Versiones Estenográficas del Senado

INTERVENCIÓN DEL SENADOR LUIS ARMANDO MELGAR, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN "CACAO ES MÉXICO... Y PARA EL MUNDO CHOCOLATE".

Muy buenas tardes.

Antes que nada les ofrezco una disculpa por esta demora, pero como todos ustedes saben hoy Oaxaca y Chiapas no se la están pasando muy bien.

Hasta el día de hoy seguimos teniendo temblores, después del sismo que todos tuvimos el pasado 7 de septiembre, en punto casi de las 12 de la noche, en realidad ha sido una situación muy triste, pero al mismo tiempo es algo que nos debe de hacer reflexionar sobre precisamente cuáles son las cosas que se tienen que hacer para que las cosas salgan bien a pesar de todos aquellos daños o aquellos temas de la naturaleza, que son de su misma naturaleza inevitables.

Pero antes que nada yo quisiera darles, por la anfitrionia, de permitirme recibirlos a todos ustedes, Ana Rita Lascurain, Directora del Museo del Chocolate, que creo que es una gran labor, que voy a comentar ahorita; José Ramón Fernández, presidente de los fabricantes de dulces y de chocolates del país, y que muy acertadamente y de forma muy breve creo que dijo todo lo que tenía que decir acerca de lo que tenemos que pensar del producto. Le doy la bienvenida también al embajador, me da gusto volvernos a encontrar después de un tiempo. Te tuvo Holanda secuestrado un tiempo, pero que bueno que estas de regreso embajador, me da mucho gusto, bienvenido y a todos ustedes medios de comunicación, compañeras y compañeros de este Senado de la República.

Yo creo que no se pudo haber encontrado un nombre más ad hoc para esta exposición y hablar de que el cacao es a México, lo que chocolate es al mundo, el cacao como el maíz, son los dos productos que aportó el mundo prehispánico a la humanidad.

Dos productos que por hoy siguen siendo no sólo un alto valor nutritivo si no de un alto conocimiento y de un alta, yo les diría sabor, cultura, tradición, por eso no me espanta en nada, al contrario me sorprende que no sea ampliamente conocido, el Museo del Chocolate, porque es una raíz muy mexicana, es una raíz precolombina, es una raíz prehispánica, es una raíz nuestra y en el caso particular como chiapaneco, el caso de los que nacimos en el Soconusco, el Soconusco como ustedes saben está ubicado al sur del país, en el estado de Chiapas, pegado al país de Guatemala, con colindancia con el Océano Pacífico, ahí en esa zona en el Soconusco, era una zona en donde se sembraba, un café, perdón además de café, un chocolate de una gran cantidad, tal era el caso que los aztecas hacían ir por él, no solamente por su valor monetario y de trueque que tenía, si no también por su valor alimenticio, es una lástima como lo comentaba José Ramón, que habiendo sido nosotros la cuna de este cultivo, un cultivo de un alto valor económico en el mundo, un cultivo de un alto valor nutritivo, porque coincido con José Ramón, que no tiene nada que ver con la obesidad, este cultivo que es tan nuestro, hoy somos un país, deficitario, hoy somos un país que teniendo un potencial para producir no solamente para el consumo interno, que ni siquiera nos alcanza para abastecer nuestra demanda interna, si no solamente para producir y poder exportarle al resto del mundo, en las cantidades que lo hacen países de manera muy ejemplar, como los países africanos, creo que esto es una de los grandes retos.

Me trae a hacer la reflexión de que hoy que Chiapas se la pasa mal, con el tema de los temblores, con este terremoto que tuvimos, me parece que es justo de estas cosas, de este tipo de productos en los que debemos de pensar para impulsar la productividad.

Hoy vivimos la vulnerabilidad de la pobreza, hoy vivimos la vulnerabilidad de la falta de la productividad, la vulnerabilidad que hace que la gente que menos tiene sea la gente que por su misma condición de pobreza social, sea la gente que cuando viene un movimiento de este tipo lo padezcan en primer término, y sea la gente más afectada que diferencia sería si Chiapas hubiera retomado el tema del cacao y fueramos hoy uno de los grandes productores nacionales, pudiéndolo ser, qué diferencia sería en el ingreso en la derrama económica y en todo aquello que se pudiera hacer con este gran producto, que tan mexicano, o tan chiapaneco como lo es el cacao.

Así que nos sirve de reflexión porque tenemos con qué, tenemos con qué poder hacer las cosas bien, y creo que este es un gran ejemplo de lo que podemos hacer no sólo en Chiapas porque Tabasco es un ejemplo, produce más que nosotros, Oaxaca en pequeña proporción y Guerrero también lo es, creo que así como estos productos, hay muchos otros que nos sirven para crear riqueza, y la riqueza es una única forma de acabar con la pobreza, la riqueza, es lo único, a través del ingreso, lo que puede hacer que nosotros trascendamos a este tipo de situaciones de mejor forma.

Así que hoy que es un día triste para Chiapas, es un día que celebrar porque este es un gran producto que pude ser un ejemplo, un ejemplo de un desarrollo productivo que le puede dar a los mexicanos un buen ingreso y que le puede dar a los mexicanos un mejor bienestar.

Así que celebro que hayamos podido ser anfitriones de este evento, celebro que le estemos dando este realce no solamente al cacao, como es el caso, sino al chocolate, que lo impulsemos y que celebremos esta idea del Museo y el esfuerzo que los fabricantes de dulces y de chocolates hacen y que lo acompañemos, como lo dijiste José Ramón, con una labor por parte del Senado de la República, que nosotros hagamos nuestro, como lo hice yo al presentar esa iniciativa para que este producto se convierta en un producto de sistema, en un producto que se vea como política pública, necesario impulsar y desarrollar los estados más pobres de nuestro país.

Así que bienvenido y enhorabuena que estemos todos aquí y que la reflexión sirva y que los amigos de los medios de comunicación me ayuden a compartir esta historia, no solamente es lo que significa el cacao como historia, si no es lo que puede significar el México de hoy, el México del mañana, como un desarrollo productivo que le puede dar a los estados más pobres de la República una oportunidad para poder resistir de mejor forma ante estos hechos, ante estas situaciones tan lamentables.

Muchas gracias por habernos acompañado. Gracias por esa labor, gracias a todos ustedes enhorabuena y que Dios los bendiga.

Muy buen día.

PVEM

Sede:

Loma Bonita 18
Lomas Altas, Miguel Hidalgo
CDMX, México
11950

Envía Tu Propuesta