Versiones Estenográficas del Senado

INTERVENCIÓN DE LA SENADORA NINFA SALINAS SADA, PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE, DURANTE EL FORO "CONSERVACIÓN DE ECOSISTEMAS MARINOS EN MÉXICO: RUMBO A LA CUMBRE MUNDIAL DE LOS OCÉANOS".

Muy buenos días a todos ustedes

Primeramente quisiera agradecer la presencia del ingeniero Cuauhtémoc Ochoa Fernández, Subsecretario de Normatividad y Fomento Ambiental de la SEMARNAT quien participa en representación del Ing. Rafael Pacchiano, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Igualmente, también agradezco la presencia de la Senadora Silvia Garza, la secretaria, asimismo la presencia del Senador Ernesto Ruffo, Presidente de la Comisión de Pesca y y el Diputado Próspero Ibarra, que estará por integrarse.

Sin duda su participación me parece que es testimonio del gran interés que genera este tema y sin duda nos hace cada vez más responsable del desarrollo de este tipo de actividad de pesca y de todo el concepto que debemos de estar cuidando a lo largo de los años a venir como en el poder legislativo tanto como en el poder ejecutivo.

Me gustaría también reconocer la interesante alianza de trabajo que hemos construido sin duda con nuestros amigos de la Coalición en Defensa de los Mares de México, así como con Beta Diversidad para la realización de este Foro, representados en este presídium por Fasha Piña, muchas gracias.

También así reconozco la presencia de Alejandro Del Mazo, Comisionado aquí presente con nosotros y todos los asistentes, que se han tomado el tiempo para poder escucharnos y participar en el foro.

Es para mí un honor darles la bienvenida el día de hoy a este evento en donde sin duda discutiremos de un tema crucial para el medio ambiente, y obvio también para nuestro país, porque la importancia de la conservación de los ecosistemas marinos, los océanos, los mares y las zonas costeras, sin duda conforman un componente esencial en el ecosistema global.

Basta decir que gracias a ellos la vida en el planeta es posible. Yo creo que las aguas y las corrientes de mares y océanos, por ejemplo, son reguladores primarios del clima global y por supuesto nutren la gran diversidad biológica que tenemos en todo el planeta.

Además de ello, son elementos fundamentales para la vida humana y para el desarrollo y por supuesto para la sustentabilidad. Contribuyen a la erradicación de la pobreza al ser la fuente de trabajo de miles de personas, y son una fuente básica de alimentación y de salud que vemos reflejadas en cada una de nuestras casas diariamente.

México sin duda es un país privilegiado, pues se ubica geográficamente en un sitio entre los dos océanos, los dos océanos más grandes del planeta, con una superficie marítima de 3 millones 149 mil km2.[1]

En este contexto, pues sin duda la biodiversidad de ecosistemas marinos con la que contamos es enorme, y por supuesto de los cuales podemos encontrar una diversiad de distintos ecosistemas como manglares, como arrecifes coralinos donde nacen, se refugian y se crian una gran cantidad de especies marinas. México en su zona costera aproximadamente cuenta con 400 especies de peces, 50 de moluscos y 90 de crustáceos, por darnos unos números y darnos el tamaño de la dimensión de lo que sucede en nuestras costas.[2]

Estos ecosistemas sin duda nos reportan constantemente beneficios sociales y económicos al país, que no necesariamente son considerados todo el tiempo. Cabe señalar, por ejemplo, que en el periodo 2003 a 2013, los estados costeros contribuyeron nada más y nada menos con el 43 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.[3] Entonces eso les habla de la importancia y el tremendo desarrollo que han tenido los estados costeros.

Nuestro país ha adoptado distintas medidas de protección a los ecosistemas marinos. Por ejemplo, hoy tenemos más de 70 millones de hectáreas en zonas marinas, que representan el 23 por ciento de las aguas nacionales ya salvaguardadas bajo el régimen de Área Natural Protegida. Aunado a eso, la CONABIO ha identificado 70 regiones marinas más prioritarias para la conservación de ecosistemas y especies. [4].

Pero bueno sin duda, los ecosistemas siempre están siendo amenazados pese a los esfuerzos de conservación me parece que es una labor constante, es un tema continúo, de continúa atención, y por supuesto de continúo debate, sobre cómo vamos a atender la protección de los ecosistemas marinos, entre los principales problemas a los cuales se enfrentan los océanos, mares, pues sin duda es la sobreexplotación de los recursos y el otro pues es el exceso de contaminación y desechos que se vierten todo el tiempo en ellos. Aunado a lo anterior, el aumento a la población en el mundo ha puesto una presión indiscutible muy importante en dichos ecosistemas y sin duda reduce sus habilidades de proveernos servicios ambientales.

Un solo dato refleja la magnitud creo que del daño que enfrentan nuestros océanos y mares. De acuerdo al Foro Económico Mundial, se desechan anualmente casi 500 millones de toneladas de residuos plásticos en el mundo, por lo que, sin duda de continuar así, en el 2050 habría más plástico que peces en el mar[5].

Entonces, desafortunadamente, los ecosistemas marinos de México no son ajenos a este tipo de problema. Creo que también México padecemos de contaminación, de crecimiento poblacional desordenado, de la pérdida de hábitat, y pues una presión creciente sobre las especies marinas que sin duda agobian nuestros ecosistemas y mares.

Estos problemas se agravan si consideramos que nuestro país es uno de los más vulnerables a los efectos del cambio climático, un ejemplo palpable y terrible, es el cada vez más poderoso impacto de los fenómenos climatológicos que estamos viviendo, ahorita recientemente podemos hablar que en espacio de días podemos hablar de fenómenos como Harvey, como Irma, como Katia, que eventos como estos cada vez asotan con más fuerza y que tienen como origen pues las variaciones de temperatura en el océano, y que sin duda no son de gran preocupación y generan una devastación terrible.

El gobierno mexicano sí ha adoptado políticas y diversas estrategias para dar cumplimiento a nuestra legislación ambiental, especialmente y respecto a la preservación y protección de quelonios, mamíferos marinos y especies acuáticas en riesgo; como en el caso, por ejemplo de la vaquita marina, la ballena azul, la ballena jorobada; algunas tortugas y corales, es decir, realmente se ha hecho un esfuerzo.

Asimismo, se han establecido nuevas áreas naturales protegidas marinas. Recientemente fueron dados a conocer por el gobierno mexicano durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP 13), la emisión de un decreto a través del cual se crearon cuatro nuevas Áreas Naturales Protegidas.[6]

Con este decreto estamos estableciendo la protección de 65 millones de nuevas hectáreas, alcanzando la protección total de 91 millones de hectáreas protegidas. De las cuales la verdad es que hay que señalar que 70 millones son marinas y el resto pues terrestres. Estas acciones me parecen de suma importancia y representan la mayor contribución de nuestro país por supuesto al cumplimiento de las metas de Aichi, ya que con ello, se superó la meta original de proteger el 10 por ciento, en donde ahora estamos pasando a proteger el 23 por ciento, entonces eso habla del gran interés que tenemos en México y el compromiso que tenemos por la protección de nuestras costas y mares.[7] Pero sin duda esto es un trabajo de mejora continúa.

Igualmente, en el mes de junio el gobierno mexicano firmó un Memorándum de Entendimiento por el cual se acordó adquirir mayores compromisos para proteger los ecosistemas marinos del Golfo de California, y este esfuerzo es respaldado por fundaciones que sí apoyan al gobierno mexicano para lograr los objetivos de conservación. Entonces esta mezcla de trabajo entre gobierno y sociedad pues realmente es muy próspera y hay que seguir promoviendo.

Pero bueno, a pesar de todo lo anterior mencionado, sigue haciendo falta fortalecer una visión sustentable de largo plazo en torno a la conservación de nuestros mares y océanos; esta visión me parece que es importante que considere sin duda la relación de explotación de los recursos marinos y su capacidad de renovación, a través de estudios poblacionales de las distintas especies, de planeación y de ordenamiento, me parece que tenemos que entender más hacia lo científico y lo que está fundamentado, en cómo es que poco a poco va renovando el sistema y menos hacia las prohibiciones absolutas que luego nos meten en unos problemas terribles y no sabemos como revertir.

Además, debemos de establecer sin duda mecanismos e incentivos para la participación activa de los ciudadanos por eso la importancia de estos foros, creo que es fundamental escuchar todas las opiniones y es fundamental escuchar a los expertos.

Así también debemos de identificar los niveles de riesgo y vulnerabilidad porque no en todas las áreas es igual, y por los diferentes fenómenos de cambio climatológico pues se impactan de distinta manera los territorios costeros.

Una visión que creo que podremos discutir a lo largo de las mesas de este foro, es contemplar soluciones a problemáticas como la pesca ilegal, la amenaza de las especies marinas, las áreas marinas protegidas y en general las necesidades que tenemos para establecer una ruta clara de desarrollo sustentable de nuestros mares y océanos.

Yo estoy convencida que la conservación sustentable de nuestros ecosistemas es un elemento fundamental en el impulso de un crecimiento verde, de un crecimiento incluyente y de la construcción de un país más próspero.

Afortunadamente, creo que en México sí tenemos buenos ejemplos de acciones que buscan cumplir con esta meta.

El Subsecretario Ochoa seguramente nos platicará de muchos otros ejemplos que está realizando la SEMARNAT en torno a los océanos.

Y simplemente reiterarles que el Senado de la República a través de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Comisión de Pesca, pues hemos contribuido en la protección y conservación de especies marinas que se encuentran en peligro de extinción, como en el caso particular de la vaquita marina y las tortugas marinas, a través de los exhortos continuos a las autoridades ambientales en competencia y medidas pertinentes.

Pesé a todo lo que hemos avanzando, yo creo que aún debemos seguir avanzando en la construcción de esta estrategia, en una estrategia integral de gestión en torno a la conservación de océanos, que contribuya sin duda a una mejor planeación, a un mejor entendimiento, a un mejor entendimiento en los distintos niveles de gobierno.

Con la sociedad, con la académica y mayores ordenamiento de nuestros mares y costas para detener, pero no sólo detener, de revertir el deterioro que hemos sufrido a lo largo de muchas décadas.

De la misma manera me parece que es imprescindible que cooperemos con los municipios, porque estos municipios costeros deben de establecer acciones preventivas y de adaptación al cambio climático, en donde también ellos son responsables y que pueden también alcanzar sus metas de desarrollo económico y social y hacerlos más resilientes.

Me parece que este Foro es una oportunidad excelente para hablar y debatir, de las grandes ideas, proponer soluciones innovadoras e integrales que realmente nos permitan abordar el problema de manera más sustentable.

Así que yo invito a nuestros ponentes y a los asistentes a participar activamente en las mesas de eso se trata, a construir alternativas que realmente puedan reflejar y entender que el debate es la piedra angular de nuestra sociedad, podemos diferir pero sin duda es muy importante que nos hayamos tomado el tiempo de estar aquí y que pueda reflejarse esto en propuestas que en el ámbito legislativo podamos implementar.

Así que muchas gracias a todos ustedes y sean muy bienvenido

[1] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2014). Extensión Territorial de México. Disponible en: http://cuentame.inegi.org.mx/territorio/extension/default.aspx?tema=T. (Consultada en junio de 2017).

[2] Contreras, F. (2005). Humedales costeros mexicanos, en F.J. Abarca y M. Herzig (eds.), Manual para el manejo y la conservación de los humedales en México. Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca-U.S. Fish & Wildlife Service-Arizona Game and Fish Department-North American Wetlands Conservation Council, México pp. 1-25. Citado por: Lara-Lara, J.R., et al. (2008). Op. Cit., p. 113.

[3] Ibídem.

[4] Arriaga Cabrera, L., E. Vázquez Domínguez, J. González Cano, R. Jiménez Rosenberg, E. Muñoz López, V. Aguilar Sierra (coordinadores) (1998). Regiones marinas prioritarias de México. Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad. México. Disponible en: http://www.conabio.gob.mx/conocimiento/regionalizacion/doctos/marinas.html (Consultado en septiembre de 2017).

[5] WEF. More Plastic than Fish in the Ocean by 2050: Report Offers Blueprint for Change. https://www.weforum.org/press/2016/01/more-plastic-than-fish-in-the-ocean-by-2050-report-offers-blueprint-for-change/

[6] COP13 (2016). Anuncia México en COP 13 la protección de nuevas áreas marinas. Disponible en: http://cop13.mx/anuncia-mexico-cop-13-la-proteccion-nuevas-areas-marinas/ (Consultado en septiembre de 2017).

[7] Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (2016). México por un mundo más sustentable. CONANP. México. 05 de diciembre de 2016. Disponible en: https://www.gob.mx/conanp/prensa/mexico-por-un-mundo-mas-sustentable-87350?idiom=es (Consultado en septiembre de 2017).

PVEM

Sede:

Loma Bonita 18
Lomas Altas, Miguel Hidalgo
CDMX, México
11950

Envía Tu Propuesta